La llegada de un hermano o hermana

La llegada de un hermano o hermana

La llegada de un hermano o hermana es algo maravilloso. Sin embargo, cuando te enteras de que estás de nuevo embarazada y miras a tu hijo puede que  te invada cierta incertidumbre: ¿Cómo se lo va a tomar? ¿Sabré acompañarle?

Es normal que te acechen todas estas dudas, al fin y al cabo es una situación nueva para todos. Lo importante es asumir que habrá cambios.Y aunque tu y tu pareja estéis muy contentos, puede que sea un momento difícil para tu hijo. 

celos entre hermanos

¿Cuándo le digo que tendrá un hermanito?

Dependerá mucho de la edad madurativa del hermano mayor. No es lo mismo 8 años de edad que 3 años. Además debes saber que en el momento que le cuentes que va a llegar un hermano o hermana probablemente dejará de ser un secreto. En primer lugar te recomiendo que lo expliques cuando el embarazo ya está un poco avanzado y hay menos riesgo y en segundo lugar porque la tripa empezará a asomar y será más fácil  comprender que algo está cambiando (sobretodo si es muy pequeño). 

¿Cómo se lo cuento?

Puedes contarle que en un tiempo nacerá su hermanito. Con los niños pequeños al no tener conciencia de espacio tiempo es difícil hablar de meses así que podéis hablar de estaciones.  Por ejemplo, en verano nacerá tu hermanito.

Ahora el hermanito está creciendo en la barriga de mamá, tal y cómo hizo él en su momento. Puedes mostrarle fotografías de cuando él estaba en la barriga de mamá, de su nacimiento y del paso del tiempo. Así poco a poco puede hacerse una “pequeña” idea de que él también pasó por lo mismo. 

En mi opinión no es recomendable decirle: ¡Qué bien! vas a tener un hermanito ¡Qué guay! ¡Serás en mayor! ya que estás poniendo expectativas en lo que debería sentir y cuando llegue el momento quizá no coincida con la realidad. Si te apetece puedes preguntarle: ¿Qué piensas sobre ello? ¿Qué sientes? realizando sobretodo escucha activa y no intentar convencerle para que cambie de opinión en  caso de lo que oigas algo que no te guste. 

tener un hermano

Preparación durante el embarazo

Durante los próximos meses podéis hablar del bebé, pero que la llegada de un hermano no sea el monotema. Los niños necesitan pertenencia y contribución, así que hay que procurar que siga sintiendo que tiene su espacio.

Puede ser útil así que puede ser útil hacerle partícipe de algunas elecciones como preparar la habitación, pero siempre preguntándole si le apetece, nunca forzándole. 

También es importante que se estreche la relación con papá. Al fin y al cabo va a ser con el que pasará más tiempo ya que en los primeros meses, la madre tendrá que depositar mucha energía con el recién nacido. 

También es recomendable leer libros que ayuden al pequeño a hacerse una idea de cómo será la nueva situación. Te dejo algunas ideas: 

El tema de los posibles celos va a estar presente. Familiares y amigos van a preguntar y opinar sobre el tema. Te recomiendo que evites hablar sobre este tema delante de él. A nadie le gusta que hablen sí mismo sin hacerle partícipe, a los niños tampoco. Respetad su intimidad y si hay que comentar algo con alguien hacerlo en privado. 

Durante estos meses te aconsejo que te plantees si  quieres hacer cambios en algunas rutinas, como por ejemplo si quieres que duerma en su habitación. Estos cambios deben realizarse antes de la llegada del bebé.

Respecto a hacer hincapié en ser el “hermano mayor” a mí no me acaba de convencer. Si enviamos mensajes del tipo “tu eres el hermano mayor y tienes que cuidar de él”, puede que le pongamos presión adjudicándole el rol de  “minipapá o minimamá” y esto puede hacer entorpecer su relación. 

la llegada de un hermano

Cuando se acerque la fecha de parto

Cuando ya esté cerquita la fecha de parto, anticipa qué es lo que va a suceder. Con quien se va a quedar, cuando va a ir al hospital, que va a pasar luego… En definitiva, anticipar todos estos cambios que vendrán. Para contarlo, es importante que encontremos un espacio de conexión, que le hablemos mirando a los ojos y nos aseguremos de que lo ha entendido. 

Después del parto

La llegada al hospital es un momento muy mágico en el que se van a conocer. Es positivo que el “recién nacido” le regale algo a su hermano. No tiene que ser nada caro, sino algo más bien de tipo simbólico que le pueda recordar años más tarde ese momento tan especial. También días antes puedes preguntarle al mayor si quiere regalarle algo a su hermano para cuando nazca. Puede ser un dibujo, una carta.. algo creado o elegido por él. 

La llegada a casa marca el inicio de la nueva aventura y hay que tener mucho cuidado con los mensajes que mandamos. Lo normal es que hayan muchas visitas para conocer el recién nacido acompañadas de regalos. Es aconsejable, que las personas que traigan un regalo para el bebé, también traigan otro para el hermano y así no contribuir a que se sienta desplazado. Que jueguen con él, que le presten atención y eviten hacer comentarios acerca de celos, responsabilidades y demás. 

Recomendaciones para minimizar los celos con la llegada de un hermano

Lo ideal es que el hermano mayor siga teniendo su espacio, es decir sus momentos de exclusividad solo con mamá, solo con papá o solo con ambos. Lo sé, puede parecer muy difícil en el postparto. Pero diez minutos pueden ser un momento de calidad imprescindible para tu mayor. Incluso te recomiendo que le pongas nombre “nuestro momento especial” y así fomentar que sus necesidades afectivas sigan cubiertas. 

Aún así, es normal que aparezcan conductas regresivas como: “que vuelva a querer usar el chupete, escapes en el control de esfínteres, dificultades para dormir, rabietas…”. En este caso, paciencia, paciencia y paciencia. Mucha comprensión y cariño. 

Esto ocurre porque los niños son grandes observadores, pero malos intérpretes. Me explico. Si yo observo que todas las personas están muy atentas al bebé puedo interpretar que “quieren más al bebé que a mi” y por eso puedo querer parecerme a él o hacer lo mismo que él. 

Está reclamando atención, así que evita comentarios tipo: “No hagas eso, tu ya eres mayor” o “deja de hacer el bebé”. La frustración y la rabia deben expresarse, dale libertad para sentir sus emociones y poder hablar de ellas sin juzgarle. 

Evita juzgar y castigar y comprende que está pasando por un momento difícil. Préstale atención y haced algo juntos, que él siga sintiendo que tiene su espacio. 

Y si alguna vez el mayor se muestra brusco con el recién nacido muéstrale de forma vivencial cómo acariciarle, agarrarle…los niños pequeños no controlan su fuerza y necesitan un modelo.

También puedes incluirle en las actividades del cuidado del bebé, como bañarle, cambio de pañal, pero nunca como una obligación sino mas bien como un juego.

Hay una dinámica de Disciplina Positiva que te puede ayudar mucho en estos momentos, te dejo aquí el vídeo para que puedas hacerla con tu hijo mayor.   

Si necesitas ayuda para este momento vital no dudes en escribirme. 😉

(Visited 30 times, 1 visits today)