diferencia entre normas y límites

Diferencia entre normas y límites 

El cumplimiento de normas y límites es frecuentemente un conflicto en el día a día familiar. Los adultos queremos que niños y  niñas los cumplan pero, en la mayoría de veces, nos faltan herramientas para lograrlo de una forma respetuosa y acabamos cayendo en el autoritarismo y la permisividad. 

Es importante entender que la firmeza se contempla como una necesidad del adulto así que cada uno tendrá que tener bien claro su criterio y saber lo que si se puede negociar y en qué circunstancias será negociable. Además, es importante tener en cuenta:  

  • Cuál es la diferencia entre límites y normas.
  • Entender que todos los miembros de la familia deben cumplirlos. 
  • Si queremos que nuestros hijos e hijas colaboren, debemos hacerlos partícipes en establecer las normas. 

¿Cómo hago para que cumplan los límites y las normas?

 

El cumplimiento de normas y límites es un proceso que se construye. No podemos pretender que diciéndolo una sola vez se cumpla por arte de magia. Hay que trabajarlos y revisarlos contínuamente. Por eso, hoy te propongo que hagas el siguiente ejercicio: 

1. Organiza una reunión familiar

Las reuniones familiares deben entenderse como un espacio de cooperación familiar, de proximidad y de unión. No funcionan cuando se usan con el objetivo de modificar comportamientos. 

Las reuniones familiares deben estar programadas y previamente organizadas. Prepara el espacio con algo de comer, beber, ten a mano lápices, papeles, cartulinas y sobretodo ganas de pasar un buen momento. 

2. Comparte necesidades y la finalidad de un buen clima familiar

 Después de hacer una ronda de agradecimientos,  explica cuáles son las necesidades  y expresa tu interés en sus opiniones y deseos. Háblales de la importancia de la colaboración y las consecuencias positivas que tiene  (menos peleas, discusiones, y más ayuda) para mejorar la convivencia familiar.

3. Brainstorming de límites y normas

Pregúntales qué acciones creen que debe haber para una buena convivencia familiar. Por ejemplo: 

  • ¿Qué hacemos con los juguetes después de jugar?
  • ¿Cómo nos hablamos?
  • ¿Cómo cruzamos la calle?

Se trata de que sean ellos los que hablen y den ideas. Escribidlas en positivo y agrupadlas por categorías (ver plantilla). Veamos un ejemplo:

Hablar con un tono de voz agradable en vez de No gritar. 

Esta lista dependerá de cada familia y de la edad de los niños y las niñas. Obviamente, según sea la edad de tu hijo/a estas afirmaciones irán variando en función de su autonomía así como también las responsabilidades que haya ido asumiendo. 

cooperacion familiar

4. Explica la diferencia entre normas y límites

Los límites son aquellas acciones que nunca podemos hacer ya que están relacionadas con la seguridad y la dignidad. Su finalidad es protegerlos y por tanto siempre se deben cumplir.  

Ejemplos de límites:  cruzar la carretera acompañado y de la mano, ponerse siempre el cinturón de seguridad…

Es importante explicar los motivos de los límites en función de su edad y madurez de forma clara, sencilla y con amor.  

Cuando el niño/la niña quiera saltarse el límite debemos recordárselo con un tono de voz amable y respetuoso a la vez que firme. 

Las normas son aquellas conductas que mejoran nuestra convivencia familiar. Son acciones que se pueden negociar en casos excepcionales. 

Veamos un ejemplo: Solo jugamos a videojuegos los fines de semana. Pero sí es un día especial y un amigo ha venido a casa a jugar, quizá se puede hacer una excepción. 

5. Dejar por escrito los acuerdos en un lugar visible. 

Te dejo una plantilla con unos ejemplos ordenados por categorías como idea para que tu y tu familia  hagáis la vuestra 😉

(Visited 156 times, 1 visits today)