Cómo resolver conflictos a través de la mesa de la paz

Cómo resolver conflictos a través de la mesa de la paz

Mesa de la paz montessori: resolución de conflictos

El conflicto forma parte de la vida y es una gran oportunidad de aprender, mejorar y alcanzar resultados más positivos que tienen en cuenta a todas las partes. El problema es que, con frecuencia, lo vemos como algo negativo y lo tratamos de evadir o directamente no sabemos cómo gestionarlo.

En el post, de hoy te enseño una herramienta de la pedagogía Montessori (enlace a montessori) que te ayudará a resolver con eficacia los conflictos. 

¿Qué es la mesa de la paz y para qué sirve?

Se trata de una herramienta proviene de la pedagogía Montessori, y se cuyo objetivo es crear un espacio en el que resolver conflictos de una forma pacífica y respetuosa. En los momentos en los que nos encontramos desbordados por las emociones que nos han provocado un desacuerdo con alguien o alguna situación y no queremos actuar de una forma de la que luego nos podamos arrepentir, es cuando podemos recurrir a esta poderosa herramienta.

Es un espacio que como el resto de materiales puede servir tanto a niños como adultos y, además, usarse solo, en pareja o en grupo. Solo, para calmarse y ordenar los pensamientos e ideas y, en pareja o grupo, para conversar tranquilamente sobre algo que nos ha removido internamente y necesitamos resolver llegando a un acuerdo válido y respetuoso para todos. 

A partir de los 3 años es la etapa en la que los niños pueden empezar a aprovechar y entender el funcionamiento de este recurso debido a las etapas de desarrollo. Puede que al principio, sobre todo, si son pequeños les cueste entender las reglas de uso de esta herramienta, pero con el tiempo se acabarán adaptando fácilmente.

Gracias a la mesa de la paz, los niños y los adultos pueden desarrollar habilidades como la inteligencia intrapersonal o la reflexión introspectiva, la empatía, el autoconocimiento, el diálogo y la capacidad para transmitir de manera oral sus puntos de vista.

¿Qué necesito para construir mi propia mesa de la paz?

La construcción de esta herramienta y su concepto es sencillo, sólo necesitas:

  • Una mesa pequeña según la edad del niño y a poder que sólo sea usada para eso
  • Dos sillas o más acordes al tamaño de la mesa (opcional). También se pueden usar cojines o similar.
  • Un objeto que simbolice la paz (una paloma, un corazón, una vela, etc.)
  • Una campana o objeto que pueda haga sonido al tocarse
  • Un reloj de arena para controlar el tiempo

¿Cómo se utiliza la mesa de la paz?

Puede utilizarse fundamentalmente para dos cosas, aunque siempre tenemos que tener en cuenta que la primera vez que se la presentamos al niño sea cuando está en calma y que le expliquemos su funcionamiento y sus normas. Estas dos posibilidades son:

  • Individualmente para buscar la calma cuando el niño se encuentra atrapado por una emoción que le genera un conflicto personal. En este caso se puede invitar a hacer ejercicios de relajación y cuando esté en calma ayudarle a resolver el conflicto mediante preguntas de curiosidad. 
  • En pareja o grupo para solucionar un conflicto que afecta a todas las partes de forma pacífica. En este caso, invita a las personas involucradas a unirse y si se está muy alterado se puede aplazar la reunión. Esta herramienta puede ser usada sólo por niños y moderada por un adulto si así lo piden ellos, eso sí, este adulto neutral nunca deberá posicionarse en alguna de las dos partes. Con el tiempo, si los niños han desarrollado la competencias necesarias para moderar el conflicto, pueden hacerlo ellos. 

 

¿Cómo es el procedimiento para utilizarla en grupo?

Cuando se produce un conflicto, normalmente se produce entre dos partes. Cualquiera de las personas involucradas, sean niños o adultos, puede invitar al otro a acudir a la Mesa de la Paz. Cuando aceptan la propuesta la predisposición es a resolver las diferencias sin gritos ni violencia de ningún tipo. 

Primero inicia la conversación la persona que ha convocado la reunión, cogiendo el objeto que simbolice la paz, que siempre lo tendrá la persona que tenga el turno de palabra. En ese turno, la persona expone cómo se siente con sinceridad y qué hechos le han producido sentirse así. Después expone cómo le gustaría que se solucionara el incidente y que necesita de ellos.

Cuando su turno termina, cede el objeto que simboliza la paz a la otra parte. Los turnos vienen guiados por el tiempo del reloj de arena, aunque puede prorrogarse si todos están de acuerdo.

Una vez se ha conseguido alcanzar un acuerdo, ambas partes hacen sonar juntas la campana o el objeto que produce el sonido y se dan un abrazo, si así lo quieren, en señal de amor y respeto.

Como aspectos importantes, es necesario que a la hora de nuestro turno nos enfoquemos en cómo nos sentimos y responsabilizarnos de ello, es decir, no echar las culpa a los otros o señalar lo que alguien ha hecho. Simplemente, se hablará de  hechos y de cómo esos hechos te han hecho sentir. Al principio, es normal que a los niños les cueste ponerse en este modo pero con nuestra ayuda lo irán consiguiendo poco a poco. 

Aún así, si existe la figura del adulto neutral que actúa como mediador se le puede solicitar la ayuda para expresar los puntos de vista propios, siempre sin posicionarse a favor de un lado u otro.

En definitiva, la mesa de la paz es una de las mejores herramientas para desarrollar la empatía y la resolución de conflictos. Siempre será fundamental que pongamos unas normas junto a los niños y que éstas se expliquen de manera previa a los conflictos. A partir de ahí, sólo nos queda entrenar nuestras habilidades con ella.

¿Te han parecido útil la mesa de la paz? Cuéntamelo en los comentarios.

(Visited 35 times, 1 visits today)